Una posible construcción del conocimiento histórico a enseñar. El periodo 1955-1976 en la Historia Argentina

Un programa es un proyecto de acción elaborado en función de la intencionalidad y las posibilidades institucionales, la especificidad de los contenidos, la realidad de profesores y alumnos. “El reto no está, entonces, en encontrar (o aplicar) un esquema universal sobre cómo deben programar los profesores, sino en resaltar cuales son los problemas que habrán de abordar en esa función de programación, considerando las circunstancias en que las ejercitan” .

En ese sentido es que programar significa dar respuesta a una serie de interrogantes claves para la acción educativa, proyectar la práctica, dotarla de racionalidad, fundamentarla y darle una dirección coherente con los propósitos que se persiguen. De esta manera deja de ser el programa una mera respuesta a exigencias administrativas. 

Algunas preguntas  básicas  para un proceso de programación son:  

-¿Por qué y para qué enseñar? 

-¿Qué enseñar? 

-¿Cómo organizar y evaluar la enseñanza?   

Responder a la misma implica seleccionar, sistematizar y comunicar significativamente conceptos, procedimientos y actitudes propios implícitos en el conocimiento a enseñar, con el fin de posibilitar al alumno la construcción de las estructuras cognoscitivas y de desarrollo de las habilidades que le permitan comprender el objeto de estudio y actuar en forma responsable, cooperativa y comprometida con el correspondiente ámbito escolar y social. Es decir que la enseñanza y su programación implican siempre una determinada intencionalidad y suponen concepciones subyacentes de la ciencia o disciplina, del aprendizaje, del conocimiento y del grupo de alumnos al que va dirigida. 

Una de las formas propuestas para construir didácticamente el conocimiento a enseñar, es decir, de realizar la selección y  organización de los contenidos según criterios de significatividad lógica, psicológica y social , es la que plantea recorrer tres instancias: 

-Determinación del eje estructurante

-Delimitación de los conceptos básicos y de sus relaciones.

-Elaboración de los módulos o unidades didácticas. 

El eje estructurante es una idea fundamental o hipótesis que da unidad y coherencia al cuerpo de conocimientos  que constituyen el contenido de la asignatura. Es el hilo conductor no solo de los temas sino también de las actividades de aprendizaje y de la evaluación. Es el que posibilita diferenciar lo principal de lo secundario, graficar relaciones significativas y orientar la organización de las unidades didácticas

Las unidades didácticas, a su vez, pueden organizarse también a partir de un tema o problema, hipótesis o interrogante que funciona como eje organizador y garantía de la necesaria pertinencia lógica de los contenidos. Al igual que en el caso de la asignatura, es necesario armar un esquema conceptual de la unidad ya que el mismo delimita y conecta los conceptos que habrán de desarrollarse. El proceso de construcción de significados por parte del alumno dependerá de la mayor o menor riqueza de significados que  le atribuya al material de aprendizaje, dependerá de la mayor o menor riqueza o complejidad de las relaciones que se puedan establecer entre lo que se aprende y lo que ya se conoce. 

Elaborar un modelo conceptual  del objeto de conocimiento a enseñar  es recuperar la coherencia teórica y argumental, para crear una de las condiciones del aprendizaje significativo planteadas por Coll 

Partimos del supuesto que una estructuración del conocimiento histórico a partir de cuerpos de conceptos interrelacionados en ejes organizadores responde a la necesidad de potencialidad significativa para el material de aprendizaje. Este supuesto se asienta en el acuerdo general entre los investigadores, acerca del papel crucial que los conceptos y las relaciones conceptuales juegan en el significado dado por los humanos, y en el importante papel que juega el lenguaje en la codificación, configuración y adquisición de significados. 

Los modelos que la metodología de la enseñanza de la Historia ha ofrecido en las últimas décadas, trataron de introducir cambios en el aprendizaje, fundamentalmente a través de la introducción de ayudas audiovisuales, del análisis de documentos, de técnicas de trabajo grupal, tales como dramatizaciones, grupos de discusión y juegos de simulación. 

Consideramos, sin desvalorizar en absoluto el uso de tales recursos, que es necesario trabajar, en profundidad, la comprensión de conceptos básicos, dado su papel fundamental en el aprendizaje como construcción de significados. "Cuando el alumno se inicia en algún estudio sistemático de la vida de las sociedades, es imprescindible que realice el esfuerzo de enriquecer conceptos que cree manejar ya adecuadamente, o de reemplazar el significado confuso o erróneo que les otorga, por otro más riguroso, preciso y correcto. Este es un objetivo que no puede alcanzarse a través del aprendizaje mecánico de definiciones y de su posterior aplicación, dado que, o bien el alumno se queda con su primitiva concepción, o bien tiende a restringir el universo significante del concepto. Lo que debe acontecer es una tarea creativa de construcción de conceptos, de generalización y de discriminación entre ellos" ..

Es en este sentido que la propuesta de este curso de capacitación intentará ofrecer herramientas para la intervención didáctica, conceptualizaciones e informaciones que permitan al docente un diseño de su práctica basado en la problematización  de los saberes de los alumnos, un diseño superador de un propuesta meramente centrada en la memorización de hechos y/o conceptos para el abordaje de este período de la Historia Argentina.

Código: 
012 (EN INSCRIPCIÓN)
Equipo docente: 
Julio Enrique Bulacio
Nivel: 
Secundario
Eje temático: 
Enseñanza de las ciencias sociales: Historia, Geografía y otras.
Destinatarios: 
Docentes y directivos
Día y horario de cursada y carga horaria total (horas presenciales y no presenciales): 

Sábado de 9 a 13hs. Encuentros presenciales: SEPTIEMBRE (fechas a confirmar...)

8 horas presenciales + 28 horas virtuales

 

Sede: 

Centro Universitario Regional Sur "Sede Avellaneda". Eva D. de Perón y Av. Gral Güemes, Avellaneda. Aula 31